Skip to main content
ico

La gestión de riesgos de mercado y los aprendizajes que nos deja la pandemia

Mercado de capitales25-02-2021

Tiempo de lectura: 8 minutos

Por Fernando Alonso Villamil
Gerente Estructurador
Grupo Bancolombia

Gestión de riesgos de mercado: lecciones de la pandemia

Estamos viviendo uno de los períodos más convulsionados de la historia en materia económica. Con la llegada de la pandemia se materializó un evento con baja probabilidad de ocurrencia, pero con un impacto nunca visto que nos hizo replantear cada elemento de la gestión corporativa y financiera.

La volatilidad e incremento de la tasa de cambio, el aumento en la percepción de riesgo sobre la economía local, la desvalorización de las acciones y la caída del PIB, así como la reducción de las tasas de interés y la inflación, fue una combinación que puso a los empresarios frente a un contexto de altísima complejidad, donde la prioridad fue asegurar la sostenibilidad de sus negocios, garantizando una adecuada respuesta en el frente de la gestión de riesgos, particularmente el de mercado.

Ahora, si bien parece que lo peor de la pandemia ya pasó, resulta pertinente evaluar los aprendizajes que nos está dejando, y también, empezar a mirar el futuro desde ya. Mucho se habla de las crisis y la oportunidad que representan para la autocrítica y la reinvención. Reconocer y asimilar oportunamente dichos aprendizajes es clave para lograr la evolución que choques como estos nos ofrecen.

Desde el punto de vista de la gestión de riesgos de mercado ¿cuáles son esos aprendizajes? En nuestra opinión, son tres: (1) dimensionar que los cisnes negros sí son posibles; (2) aceptar que la estrategia de cobertura es acción, no reacción; y (3) recordar que el mejor momento para reparar el tejado es cuando brilla el sol.

1. Los cisnes negros sí son posibles

Por años hemos adoptado en finanzas la expresión cisne negro para referirnos a eventos inesperados y con consecuencias impensables. Bajo esa idea, una parte de la gestión de riesgos de mercado se ha enfocado en intentar medir la probabilidad de ocurrencia de tales eventos y su posible impacto, de tal forma que las empresas puedan estar preparadas para su eventual materialización.

Rango de TRM en Colombia por año desde 1999 hasta lo corrido de 2021

El problema es que en el día a día solemos subestimarlos y rechazamos la idea de que en realidad vayan a ocurrir: evitamos tomar decisiones para mitigarlos al considerar que el costo de ello es innecesario. “El dólar no se va a mover más de $500; las tasas de interés no tendrían por qué cambiar; el petróleo y las acciones no se desvalorizarían tanto” … son algunas de las expresiones comunes que nos alejaron de estar completamente preparados para un cisne negro como lo ha sido la crisis económica asociada a la pandemia.

Si nos basamos en la historia reciente, encontraremos que la economía colombiana ha tenido que enfrentar más de un evento de esta naturaleza (cisne negro o parecido), y que, en realidad, una buena parte de los años que hemos estado haciendo gestión financiera, hemos debido retarnos ante sus impactos duraderos. La pandemia es apenas una muestra más de ello. Y es acá, donde más que nunca, la dificultad para acertar en los pronósticos queda en evidencia, invitándonos a la reflexión respecto de los riesgos a los que se exponen los negocios y que podrían ser mitigables.

Recordemos siempre una de las máximas de la gestión de riesgos: aquellos riesgos que sean poco recurrentes y de gran impacto, no los debemos soportar, lo mejor es eliminarlos o transferirlos.

IBR e IPC en Colombia: comparativo entre el mercado y lo que predicen los analistas

 

 

Le puede interesar:
El cisne negro en el supply chain internacional

 

2. La estrategia de cobertura es acción, no reacción

Segundos antes que el carro choque, o cuando ya ha chocado, será muy tarde para comprar el seguro. Este debería tenerse con anticipación y hacer parte de una decisión estructural en la que consideramos los posibles riesgos y elijamos la manera de gestionarlos. Dicho en otras palabras, la estrategia de cobertura no es una reacción a un riesgo inminente o materializado, sino más bien, una acción sistemática que hace parte de una gestión integral y anticipada.

Cambios en el mercado al inicio de la pandemia: Brent, Colcap, USDCOP, EMBI+, S&P, IBR 3M

La pandemia demostró que nadie es más rápido que el mercado en un momento de crisis y que esos cisnes negros pueden llevar a que los factores de riesgo tengan variaciones súbitas en pocas semanas, días o incluso horas, y a las cuales, si no estamos preparados, no podemos reaccionar oportunamente. Contar con una estrategia de cobertura robusta y bien definida, que nos permita tener capacidad y velocidad de reacción, depende de contar anticipadamente con la infraestructura necesaria: política de coberturas, aprobaciones de las instancias requeridas, contratos para la negociación de instrumentos, entendimiento de estructuras más allá de lo plain vanilla y definiciones contables, son apenas algunas de las tareas que nos permitirán reaccionar a futuros eventos inesperados.

 

Ciclo de gestión de riesgo de mercado propuesto por el Grupo Bancolombia

  1. Identificación y simulación de factores de riesgo. ¿Cuáles variables de mercado afectan mi negocio?
  2. Estimación de riesgos. ¿Cuál es el impacto de las variables financieras?
  3. Estructuración. ¿Cuál será la estrategia de gestión de riesgos?
  4. Valoración y contabilización. ¿Cómo reflejo contablemente la estrategia financiera?
  5. Aprobación. ¿La conocen y aprueban todos los involucrados?
  6. Ejecución. ¿Cómo la ejecuto en el mercado? ¿Cuándo cierro?
  7. Divulgación y monitoreo. ¿Está funcionando? ¿Algún ajuste por realizar?

Ahora bien, tan importante como estar preparados, es respetar la estrategia, incluso en momentos de pánico o euforia como los que hemos vivido. No apostar por posibles retrocesos o profundizaciones del mercado sin respaldo fundamental y evitar la aversión al lamento (“¿Será que vale la pena seguirme cubriendo?”), es clave para ello; y justamente, respecto a esta pregunta, creemos firmemente que la respuesta siempre será sí, puesto que es la forma de estar unos pasos (días o incluso meses) delante de lo que ocurra en el mercado.

Recordémoslo siempre. No perder de vista que somos empresarios -y no especuladores- es vital para proteger los estados financieros de la compañía y mantener su espíritu: que las ganancias dependan de la operación y no del riesgo de mercado.

 

Le recomendamos:
[Webinar] Gestión de riesgo de tasa de interés: balance entre rentabilidad y riesgo financiero

[Webinar] Gestión del riesgo cambiario: mitos y realidades

 

3. El momento de reparar el tejado es cuando brilla el sol

¿Esperaremos a que el dólar se mueva de nuevo $500, o a que las tasas de interés y la inflación vuelvan a la senda alcista para entonces sí cubrir? Una célebre frase de John F. Kennedy puede ayudarnos a responder esta pregunta: el momento de reparar el tejado es cuando brilla el sol.

El costo de las coberturas de tasa de cambio y de tasas de interés está normalmente atado al apetito por riesgo. Un mercado con un comportamiento normal y niveles de incertidumbre aceptables, nos permite tomar estructuras con derivados donde las variables que determinan su precio como las volatilidades implícitas en las opciones, las devaluaciones forward, el empinamiento de las curvas y los bid/offer spread, suelen estar controlados, y eso podría traducirse en una opción, un forward o un swap más barato. En otras palabras, brilla el sol.

En cambio, cuando el mercado se torna volátil e incierto, tal y como ocurrió en buena parte del 2020 por la pandemia, las variables de las que depende el costo de las coberturas se estresan, encareciendo entonces la estrategia. En otras palabras, no brilla el sol.

Así las cosas, los momentos en los que los mercados se muestran un poco más tranquilos, representan la oportunidad ideal para la ejecución de la estrategia de cobertura. Posiblemente, es cuando más barato será. Si esperamos a que el dólar vuelva a moverse $500 o a que las tasas de interés y la inflación empiecen a subir, seguramente encontraremos que los instrumentos para cubrir tendrán un costo mayor (nos pasó en el primer pico de la pandemia), y seguramente, ya parte del riesgo que esperamos mitigar se habrá materializado.

 

Cuantificar y gestionar los riesgos que su empresa pueda presentar es más fácil con el acompañamiento de expertos
Conocer el portafolio para la gestión de riesgos

 

Hagamos que estos meses hayan valido la pena

En conclusión, la pandemia nos pone sobre la mesa una oportunidad inmejorable para hacer algo de autocrítica, aprender del pasado y perfilarnos de la mejor forma para el futuro. Saber que los cisnes negros nos rondan y son probables, nos permitirá dimensionar la magnitud de los riesgos que enfrentamos, y si además los gestionamos de manera proactiva -y no reactiva-, estaremos mucho más cerca de alcanzar los objetivos financieros y corporativos.

Comillas

Desde el punto de vista del riesgo de mercado, reducir la incertidumbre asociada a los flujos en moneda extranjera de una manera eficiente y contar con un portafolio de deuda correctamente diversificado, serán claves para ello. La expresión de Kennedy tiene bastante sentido ¿por qué esperar a la tormenta, para subir a reparar la gotera en el techo? Será claramente más difícil y costoso, además, algo de agua ya habrá entrado.

 

Errores y máximas para evitarlos

  • No cubrirnos ante riesgos poco recurrentes y de gran impacto pensando que no ocurrirán
    Los riesgos que sean poco recurrentes y de gran impacto no debemos soportarlos, hay que eliminarlos o transferirlos.
     
  • No cubrirnos a tiempo considerando que el costo de ello es innecesario
    Nadie es más rápido que el mercado en un momento de crisis y estar cubiertos es la forma de estar unos pasos (días o incluso meses) delante de lo que ocurra en el mercado.
     
  • Ver la estrategia de cobertura como una reacción a un riesgo inminente o materializado
    La estrategia de cobertura es una acción sistemática que hace parte de una gestión integral y anticipada; la oportunidad ideal para la ejecución de dicha estrategia es en los momentos en los que los mercados se muestran un poco más tranquilos.
     
  • Cambiar la estrategia de cobertura en momentos de pánico o euforia
    Tan importante como estar preparados, es respetar la estrategia. No apostar por posibles retrocesos o profundizaciones del mercado sin respaldo fundamental y evitar la aversión al lamento (“¿Será que vale la pena seguirme cubriendo?”).
     
  • Perder de vista que somos empresarios y no especuladores
    Para proteger los estados financieros de la compañía y mantener su espíritu es vital que las ganancias dependan de la operación y no del riesgo de mercado.

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

11-08-2022Actualidad economica y sectorial

Inflación mundial en 2022 sigue al alza, ¿cuáles son las proyecciones?

Por diversas coyunturas globales la inflación sigue aumentando progresivamente en el mundo a tal punto que el Fondo Monetario Internacional proyecta un alza del costo de vida de 5,7% en las economías avanzadas y del 8,7% en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Aquí te contamos cuáles son las proyecciones de este indicador para los principales países del mundo y la región.

09-08-2022Tendencias

Ley de acción climática: el camino hacia la sostenibilidad

Con la sanción de la Ley de Acción Climática en 2021, Colombia definió acciones claras en siete sectores para alcanzar la carbono-neutralidad en 2050. En menor tiempo, a 2030, se estima que estas actividades y el tejido empresarial tengan completamente implementadas las estrategias de mitigación de su huella de impacto medioambiental. Aquí te contamos en qué consiste la nueva normativa y cuáles son los principales retos que trae consigo.

09-08-2022Tendencias

¿Qué es govtech y cuál es su papel en la sociedad de hoy?

En el mundo cada vez se reclama más por la participación colaborativa de las sociedades dentro de los procesos de gobierno de los países y es en medio de esta coyuntura donde aparecen los govtech. Acá te contamos qué son, cómo funcionan y cómo ha avanzado este concepto en Colombia.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.

Complementary Content
${loading}