Skip to main content
ico

The New York Times

Lo peor de ambos mundos: hacer Zoom desde la oficina

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/The New York Times Company26-11-2021

Tiempo de lectura: 6 minutos

Por Emma Goldberg

Experiencias de reuniones virtuales desde la oficina

Durante meses, el campo de minigolf estuvo sin usar. Los pufs permanecieron vacíos. La pizarra blanca de la cocina, encima de donde solía estar el barril, desplegaba en tinta de marcador desvanecida “Cerveza de barril” desde una hora feliz en marzo de 2020.

No obstante, en un día reciente entre semana, en el área común había una señal de vida: bagels frescos.

A medida que los empleados de la empresa emergente de tecnología financiera CommonBond recibieron sus vacunas contra la COVID y se comenzaban a volver locos en sus apartamentos, empezaron a volver a la oficina.

“Lo llamamos Miércoles de Trabajar desde la Oficina”, dijo Keryn Koch, la vicepresidenta de Recursos Humanos de la compañía, que tiene un inmueble, de casi 1400 metros cuadrados iluminado por el sol, en el barrio de Soho de la ciudad de Nueva York.

En cierto punto, el otoño se consideró por todo el Estados Unidos corporativo como la Gran Reapertura de las Oficinas. La variante delta intervino y los planes obligatorios de regresar a la oficina se volvieron opcionales. Aun así, muchas personas eligieron reportarse de regreso en sus escritorios: la porción de personas empleadas que trabajaban de manera remota en algún momento del mes debido a la COVID, que tuvo su punto más alto en mayo de 2020 con el 35 por ciento, cayó en octubre al 11 por ciento, el punto más bajo desde que la pandemia comenzó, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales.

Una mirada más de cerca a la fuerza laboral de Nueva York, mediante una encuesta en noviembre de 188 de los principales empleadores, indicó que el 8 por ciento de los oficinistas en Manhattan están de regreso en la oficina a tiempo completo, el 54 están de manera remota por completo y el resto, casi el 40 por ciento, están en una modalidad híbrida.

A pocos les parece un periodo de transición paulatino. Algunas compañías usaron sus fechas tentativas de regreso a la oficina como una excusa involuntaria para evitar preguntas sobre cómo equilibrar las necesidades de sus empleados remotos y presenciales, según Edward Sullivan, un asesor ejecutivo. Eso ha resultado en un punto medio impreciso: videollamadas en las que los trabajadores remotos tienen problemas para escuchar, una sensación de que las personas que trabajan desde casa se están perdiendo de algunas ventajas (compañeros de equipo), mientras que los que están en la oficina se pierden de otras (piyamas). Y lo que está en juego no es solo quién interrumpe al otro durante las reuniones, sino si la flexibilidad es sustentable, incluso con todos los beneficios que confiere.

“Vamos a ver a muchas compañías hacer esto de la manera equivocada”, dijo Chris Herd, un emprendedor y experto en trabajo híbrido.

Hace poco, Brett Hautop, vicepresidente de experiencia de trabajo en LinkedIn, se sentó en una sala de juntas escuchando una presentación de un vendedor global. La firma deseaba vender sus servicios a LinkedIn para ayudar a facilitar el trabajo híbrido efectivo. Sin embargo, las personas que hacían la presentación habían dado la espalda a la cámara, así que los empleados de LinkedIn que se unieron mediante videoconferencia no podían verlos.

“Conforme hablaban sobre lo difícil que es para las personas que trabajan de manera remota mantenerse al tanto de las conversaciones, tapaban la cámara”, dijo Hautop. “Las personas en mi equipo me estaban mensajeando para decirme: ‘No puedo creer que están haciendo esto’. Y yo me estaba disculpando y les decía: ‘Oigan, lamento que esto esté pasando; al parecer, no se dan cuenta’”.

El verano pasado, LinkedIn les dijo a sus 16.000 empleados en todo el mundo que su plan de regreso a la oficina anunciado en octubre de 2020 había sido descartado y que los departamentos individuales decidirían dónde podrían trabajar sus integrantes, con lo que se convirtió en una de más de sesenta grandes compañías que han prometido alguna forma permanente de flexibilidad. Hautop y su equipo hicieron un balance de las dificultades generadas por esa estrategia. Renovaron el equipamiento audiovisual en las salas de conferencias y consideraron distribuir aros de luz a los trabajadores presenciales en sus escritorios para que sus rostros no estuvieran mal iluminados durante las llamadas. Planearon “en el lugar fuera de lugar”, para que los empleados pudieran recordar qué era lo que les encantaba de la oficina.

“La forma híbrida en definitivo es más dura que por completo en persona o por completo remota”, mencionó Hautop. “Toma más previsión y nadie de nosotros, o en cualquier compañía, ha descubierto exactamente cómo va a funcionar”.

Si la forma híbrida es un desafío incluso para las personas de LinkedIn (los gurús de la conectividad, los maestros de hacer contactos laborales), ¿qué podemos esperar todos los demás?

Asana, que hace software de colaboración, reunió a sus ejecutivos hace poco para conversar sobre los planes para la reapertura oficial de la oficina. La mitad de los participantes estaban en la sede en San Francisco y la otra mitad se unieron mediante videoconferencia. Los trabajadores remotos, incluyendo al director ejecutivo de la compañía, comenzaron a perder la paciencia a medida que las personas en la sala se interrumpían unos a otros y hacían comentarios aparte.

“Estábamos bromeando sobre que si no nos agradaba lo que alguien estaba diciendo en la pantalla, podíamos silenciarlos sin más”, dijo Anna Binder, la jefa de personal de la compañía.

“Todos tuvimos una experiencia tan terrible que al final de esa reunión tomamos la decisión de que todas las reuniones ejecutivas de ahora en adelante serán presenciales o por completo remotas. No haremos algo a medias”, expresó.

Binder se preocupa por los compañeros de equipo con más probabilidad de sufrir las complicaciones del modo híbrido. Muchos ejecutivos dijeron que era más probable que los empleados con la responsabilidad de cuidar a alguien trabajaran desde casa cuando se les ofrezca la posibilidad. Una encuesta de la plataforma de empleo FlexJobs descubrió que el 68 por ciento de las mujeres preferían que sus empleos se mantengan remotos a largo plazo, en comparación con el 57 por ciento de los hombres. Otro estudio, de Qualtrics y theBoardlist, descubrió que el 34 por ciento de los hombres con hijos habían recibido ascensos mientras trabajaban de manera remota, en comparación con solo el 9 por ciento de las mujeres con hijos.

“Si le das a las personas la elección total sobre lo que hacen y dónde trabajan, es más probable que las mujeres aprovechen esa flexibilidad de trabajar desde casa. Lo que significa que, en cambio, van a estar menos en la sala donde sucede”.

No es difícil imaginar todas las maneras en las que los trabajadores remotos podrían ser menospreciados: silenciados en una discusión acalorada, privados de vínculos durante la hora del almuerzo. Sin embargo, Nicholas Bloom, un catedrático de la Universidad de Stanford que ha estudiado a cientos de compañías híbridas, dijo que en muchos lugares de trabajo los empleados presenciales se sienten igual de ignorados.

“Es la regla del estadounidense en Europa: cuando un estadounidense viaja al extranjero, ves alrededor de la sala y todos están hablando inglés para tu beneficio. Si una persona está trabajando desde casa, todos en la oficina marcan para estar en la reunión”.
        

  • Cara Phillips, una vicepresidenta en CommonBond, en la oficina de la compañía ubicada en Manhattan, el miércoles 10 de noviembre de 2021, con su perro, Pepper, adoptado durante la pandemia. (Jeenah Moon/The New York Times)
  •  Empleados en su escritorio durante un Miércoles de Trabajar desde la Oficina, en la oficina en Manhattan de CommonBond el 10 de noviembre de 2021. (Jeenah Moon/The New York Times)

 

c.2020 Harvard Business School Publishing Corp. Distribuido por The New York Times Licensing Group

 

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

12-11-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Harvard Business School Publishing Corp.

Redefinamos la productividad para la era híbrida

El cambio en las modalidades de trabajo trajo consigo nuevas reflexiones sobre la productividad. Las medidas tradicionales ya no son suficientes, hoy en día es importante tener en cuenta factores que impulsan la innovación sostenible a largo plazo, como: el bienestar, la colaboración y la innovación. Conoce aquí lo que han encontrado los estudios recientes sobre este tema en un mundo laboral híbrido.

12-11-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Harvard Business School Publishing Corp.

Manteniendo unido a un equipo diverso en tiempos polarizados

Contar con un equipo diverso y aprovechar esa diversidad para superar los desafíos es producto de un liderazgo intencionado y un genuino trabajo en equipo. Aquí cuatro claves dadas por seis oficiales que trabajan en el Ejército de los Estados Unidos, decididamente diferentes, pero testigos del poder de la diversidad en un equipo altamente conectado.

10-11-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/The New York Times Company

Es posible que las mujeres sean mejores inversionistas que los hombres; dejen que les machoexplique por qué

Un reciente estudio de Fidelity Investments concluyó que las mujeres son mejores inversionistas que los hombres y esto se debe a la manera en la que compran y venden; o, mejor, a la manera en la que no lo hacen. Muchos aprendizajes se rescatan de este estudio para mejorar en las decisiones de inversión, conoce aquí los resultados.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? conozca otros artículos de interés.

Complementary Content
${loading}