Skip to main content
ico

The New York Times

Un simple cumplido puede hacer una gran diferencia

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Harvard Business School Publishing Corp.25-03-2021

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Erica Boothby, Xuan Zhao y Vanessa K. Bohns

¿Por qué son importantes los halagos?

Erica Boothby es investigadora postdoctoral en la Wharton School de la University of Pennsylvania. Xuan Zhao es científica investigadora en el SPARQ Center, de Stanford University. Vanessa K. Bohns es profesora asociada de comportamiento organizacional en la ILR School de Cornell University.

Establecer una cultura organizacional positiva debería ser una prioridad para las organizaciones. Expresar elogios y gratitud es especialmente importante para mantener la moral. La gratitud hace que las personas se sientan valoradas, y la retroalimentación positiva ha demostradomitigar los efectos negativos del estrés en el rendimiento de los empleados. Los neurocientíficos incluso comprobaron que el cerebro procesa las afirmaciones verbales de forma similar a las recompensas económicas. Sin embargo, nuestras investigaciones sugieren que la gente subestima el impacto positivo de las palabras amables en los demás.

En dos líneas de investigación realizadas de forma independiente, pedimos a los participantes que estimaran cómo se sentiría otra persona después de recibir un cumplido. A continuación, les pedimos a esos mismos participantes que hicieran un cumplido a otra persona y anotamos cómo se sentía el receptor después de escuchar el cumplido. Utilizando el mismo paradigma experimental básico con amigos y con extraños, descubrimos consistentemente que las personas subestiman lo bien que su cumplido haría sentir a los demás.

Cuando se les pregunta, casi el 90% de las personas creen que deberían felicitarse más a menudo. Sin embargo, en otro experimento, sólo el 50% de las personas que escribieron un cumplido para un amigo lo enviaron cuando tuvieron la oportunidad.

Estos estudios ponen de manifiesto un obstáculo psicológico fundamental para crear culturas organizacionales más positivas. A la hora de decidir si expresar un elogio o un agradecimiento a otra persona, la duda se interpone. Descubrimos que las personas se preocupan demasiado por su capacidad para transmitir los elogios con destreza ("¿Y si mi expresión es torpe?"), y su ansiedad les disuade de intentarlo.

Una forma de superar esta ansiedad es ver los elogios de la misma forma que lo hace el receptor, centrándose menos en la forma de transmitirlos y más en la calidez que transmiten. De hecho, un experimento descubrió que centrarse en la calidez, la sinceridad y la amabilidad que transmiten sus cumplidos aumenta el interés de las personas en elogiar a los demás. Sin embargo, si no se recuerda que hay que centrarse en la calidez, la tendencia de las personas a enfocarse en sus propios defectos puede impedirles hacer tantos cumplidos como desearían.
Las investigaciones muestran que las personas también subestiman el grado de agradecimiento de los receptores. En un estudio, los participantes escribieron cartas expresando su agradecimiento hacia alguien. A continuación, se preguntó a los destinatarios de estas cartas cómo se sentían al recibirlas. Los investigadores descubrieron que los remitentes subestimaban lo positivos que se sentirían los destinatarios y sobrestimaban lo incómodos que se sentirían.

¿Hacer cumplidos con demasiada frecuencia los devalúa o hace parecer menos sinceros? Nuestra investigación sugiere que no es así. Aunque los participantes en un experimento esperaban que quienes recibieran un cumplido al día en el transcurso de una semana se sintieran cada vez menos positivos y encontraran los cumplidos cada vez menos sinceros, en realidad los cumplidos alegraban el estado de ánimo de los receptores de forma similar cada día. Las palabras amables no se convirtieron en palabras cansadas.

Hay amplia evidencia de que darle un impulso a otra persona, ya sea haciendo cumplidos o expresando gratitud, tiene un efecto inspirador y contribuye al bienestar. Crear una cultura organizacional positiva es importante, quizás ahora más que nunca. Pero a menudo nos contenemos, innecesariamente, porque no estamos bien calibrados respecto a los efectos reales que nuestros mensajes positivos tienen en los demás.

 

c.2020 Harvard Business School Publishing Corp. Distribuido por The New York Times Licensing Group

 

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

23-03-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/The New York Times Company

Desde criptoarte hasta cromos, abundan las manías en las inversiones

Pareciera que las inversiones tradicionales como las acciones y los bonos se volvieron menos atractivas en este tiempo de pandemia. A pesar de la coyuntura económica que vivimos, ahora el frenesí ha inundado los activos más riesgosos, entre ellos objetos y medios digitales, criptomonedas, artículos coleccionables como cromos e incluso zapatos deportivos. Conozca aquí algunas de las transacciones más destacadas al respecto y lo que opinan los inversionistas.

19-03-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/The New York Times Company

Un año sin nuestros amigos del trabajo

En marzo se cumplió un año desde que la pandemia comenzó y, en consecuencia, ajustamos un año desde que la vida nos cambió drásticamente. Aunque muchas personas se han adaptado bastante bien a trabajar desde su casa y no quieren regresar a la oficina, también hay quienes creen que ese café o esa reunión con un compañero de trabajo es importante y necesario.

18-03-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Harvard Business School Publishing Corp.

Los buenos líderes pierden con gracia

Perder es una realidad innegable, y más en este mundo tan cambiante. Sin embargo, es posible aprender a perder sin perder. Con estas cuatro estrategias, los líderes podrán convertir sus pérdidas en el inicio de nuevos proyectos, no afectar el devenir a largo plazo de sus negocios y proveer una mayor seguridad psicológica a sus equipos para continuar.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? conozca otros artículos de interés.

Complementary Content
${loading}