La rentabilidad de una empresa no debe mirarse sólo por las utilidades que dejan las ventas, también es necesario tener un flujo de caja eficiente que responda a las necesidades de la compañía. Conoce aquí cómo planear la rentabilidad de tu empresa.

La información que te compartimos aquí es simplemente material informativo que ofrecemos a los negocios.
Esta publicación no tiene fines comerciales y no representa un cobro para quienes se nombran.
Las opiniones de terceros se atribuyen a las fuentes consultadas y no comprometen el pensamiento de Grupo Bancolombia.
Es responsabilidad de los lectores y negocios el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable y la verificación de su vigencia.


Contenido del artículo

- ¿Qué es la rentabilidad de los negocios?
- ¿Cómo se planea la rentabilidad?
- Controlar costos y gastos para mejorar la rentabilidad


¿Cómo se planea la rentabilidad?

Para analizar y planear la rentabilidad de un negocio es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

.1 Paso 1

 

Entender todos los componentes que constituyen el capital que se está invirtiendo, tanto en activos fijos (inmuebles, maquinaria) como en capital de trabajo (nivel de cartera, de inventario, de cuentas por pagar, caja, etc)

.2 Paso 2

 

Fijar metas y objetivos en el tiempo (Por ejemplo: 5 años) para compararlos contra la utilidad que se va generando.

.3 Paso 3

 

Revisar constantemente dónde se pueden lograr economías: al optimizar los costos, controlar los gastos y ser más eficiente con el capital invertido. En este aspecto es importante cuidar el flujo de caja.

El flujo de caja

“El flujo de caja da vida a la empresa, es lo que te permite operar con la suficiente holgura y no tener que caer en sobrecostos innecesarios. Un mal manejo de caja puede comerse la rentabilidad de la empresa”, advierte Sergio Cárdenas.

Por eso, un buen ejercicio de planeación para medir la rentabilidad debe incluir las expectativas del P&G (ingresos, costos, gastos y utilidades), las expectativas del comportamiento del balance (su estructura, dónde están las inversiones, cómo van a evolucionar en el tiempo) y las proyecciones del flujo de caja (de dónde va a salir la plata, cómo la voy a invertir, cómo voy a financiar el crecimiento).

¿Qué es la rentabilidad de los negocios?

La rentabilidad de una empresa no se puede dejar al azar, esta también hace parte de los ejercicios de planeación que toda compañía debe hacer para el mediano plazo y revisar anualmente con el fin de hacer los ajustes necesarios para lograr los objetivos planteados.

Cabe precisar que la rentabilidad hace referencia a los beneficios que obtiene una empresa cuando hace una inversión o desarrolla una actividad productiva. Para establecerla se debe poder comparar el resultado de la operación de un año con el nivel de inversión que se hizo. Muchos la asocian con los buenos resultados (o malos) de las ventas o con los datos que arroja el estado de pérdidas y ganancias (P&G), pero esta es una mirada corta.

Entonces, ¿cómo se mide la rentabilidad de los negocios? Sergio Cárdenas Yanes, socio de Valora Consultoría, dice que hay dos formas de hacerlo según el tipo de empresa.

Empresas intensivas en activos fijos o capital Empresas de servicios que no tienen inversiones fijas muy altas
Estos negocios establecen unos indicadores y se fijan unas metas volantes con base en ellos hasta llegar al nivel de rentabilidad deseado.

Ejemplo: una compañía de manufactura
Estos negocios tienen un capital fundamentalmente humano o intelectual entonces se fijan metas en términos de rentabilidad objetiva sobre la base del capital intelectual intangible.

Ejemplo: una compañía de tecnología que cuenta con ingenieros o expertos en desarrollar software o en el manejo y análisis de datos.

 

Tal vez te interese leer: ¿Cómo llevar la transformación digital a tu negocio?

 

Controlar costos y gastos para mejorar la rentabilidad

Para Néstor Raúl Hermida Gómez, economista y especialista en finanzas, una forma de mejorar la rentabilidad de una empresa es alivianar los costos y gastos incorporando la innovación. “Hay que meterle innovación a la compañía. No se pueden seguir haciendo las cosas de la misma manera como hace 20 años. Hay que buscar formas de producir bajando los costos sin perder la calidad”, señala.

  • En este aspecto, por ejemplo, hay que aprovechar las plataformas tecnológicas y las herramientas de comercio electrónico para reducir puntos de venta. “Desarrollas una aplicación que te permite vender por internet. También puedes mirar qué gastos asociados al core del negocio puedes tercerizar, como la contabilidad y los servicios de cafetería. Debes tener herramientas tecnológicas para una buena gestión de cobros, para un manejo de inventarios eficiente, para el pago de nómina, etc”.
  • Otro aspecto fundamental es evaluar el costo de capital del inventario, así como de las inversiones realizadas en activos fijos como bodegas, edificios y otros bienes que demandan flujo de caja significativo pero que no permiten tener un análisis claro de la rentabilidad que están dejando. Un ejercicio esclarecedor podría ser analizar la rentabilidad que la inversión en el activo fijo va a generar (lote, bodega, oficina), o los ahorros que va a permitir hacer, y luego comparar ese resultado con la rentabilidad que el mismo monto de dinero puede generar si se inyecta a la empresa en proyectos nuevos para mejorar productividad, innovar o abrir mercados.
  • Con los resultados a la mano resultará más sencillo tomar la decisión sobre si invertir un volumen significativo de efectivo en ‘ladrillos’ o destinarlos mejor a apalancar la operación. Evidentemente, se debe tener en cuenta en la rentabilidad el flujo de caja que libera esa inversión, dado que toda inversión debería generar siempre un ingreso líquido bien sea vía ahorro en costos y gastos o por la generación de nuevos ingresos.

 

En muchas ocasiones, la rentabilidad se asocia con los buenos resultados de las ventas o con los datos que arroja el P&G, pero es necesario ampliar esta visión. Para planear la rentabilidad de los negocios, se debe poder comparar el resultado de la operación de un año con el nivel de inversión que se hizo.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos

¿Aún tienes dudas?

Puntos de
atención

Visítanos

Chat en
línea

Escríbenos

Llámenos a
nuestra línea

018000 91 0090

Prefieres que te
llamemos

Cuando quieras

Contáctanos por
redes sociales

${loading}