Generar beneficios económicos, al tiempo que se promueve el desarrollo social y se contribuye a la protección ambiental son los retos que enfrentan las empresas que se comprometen con el triple impacto. Este es un modelo que inspira a empresas y emprendedores en la actual coyuntura social que vive el país. Conoce aquí de qué se trata esta nueva visión de la gestión en las organizaciones.

La información que te compartimos aquí es simplemente material informativo que ofrecemos a los negocios.
Esta publicación no tiene fines comerciales y no representa un cobro para quienes se nombran.
Las opiniones de terceros se atribuyen a las fuentes consultadas y no comprometen el pensamiento de Grupo Bancolombia.
Es responsabilidad de los lectores y negocios el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable y la verificación de su vigencia.


Contenido del artículo
- Modelos de iniciativas de triple impacto: ¿qué son?
- Las empresas y fundaciones en las propuestas de triple impacto
- Así se gestionan las iniciativas de triple impacto en las comunidades
- Beneficios de las iniciativas de triple impacto para las empresas
- Beneficios de las iniciativas de triple impacto para las comunidades
- BIC y Sistema B: los sellos de las empresas sostenibles
- Ejemplos de triple impacto: Colectivo Transformar para Seguir



Modelos de iniciativas de triple impacto: ¿qué son?

Natura, la empresa brasilera de cosméticos, busca que sus proveedores estén cada vez más comprometidos con combatir el cambio climático al reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Además, usa bioingredientes en la preparación de sus productos y empaques con bajo uso de plásticos que provienen de insumos reciclados. A través de estas estrategias, propende también por su rentabilidad económica.

Como resultado de esta filosofía, la empresa contribuye a la preservación de 1,8 hectáreas de selva virgen en el Amazonas; de igual manera, promueve tanto la diversidad racial como de género, favorece el liderazgo femenino y fortalece sus prácticas de economía circular con el fin de que, a 2030, el ciento por ciento de los materiales usados en sus empaques sean reusables o reciclables.

Esta compañía es un ejemplo de cómo ejecutar iniciativas de triple impacto para la industria. Este concepto se refiere a las empresas que no buscan solo su rentabilidad, sino que fomentan el desarrollo social y la sostenibilidad ambiental en las comunidades donde operan, así como en su cadena de producción, proveeduría y otros ejes del negocio.

Cuando adquieren esta dinámica, las empresas además de desarrollar mejores productos y servicios para el mercado, amplifican su impacto en la sociedad y en el mundo, afirma Isabela Echeverry, experta en ecosistemas de emprendimiento nacional.

Esto no se da de la noche a la mañana y requiere de un esfuerzo constante. Hay que empezar por incorporar y sostener esta filosofía en el core y en la estrategia de cada negocio, en lugar de delegar el tema a áreas como la de responsabilidad social empresarial. Solo así las compañías pueden compartir su valor al interior de la organización y al resto de la sociedad.

Sergio Rengifo, director ejecutivo de Cecodes (Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible), considera por su parte que más que hablar de “triple impacto” es clave hablar de “empresas sostenibles”, que son aquellas que toman decisiones buscando un equilibrio entre viabilidad financiera, generación de progreso social y minimización de los impactos ambientales.

De este concepto parte el de “negocios inclusivos”, acuñado por la entidad, que se refiere a la necesidad que tienen las empresas de identificar oportunidades en su cadena de valor, con el fin de vincular a personas de bajos ingresos para que generen un producto que la misma empresa les puede comprar.

Sergio Rengifo explica qué son los negocios inclusivos

 


Las empresas y fundaciones en las propuestas de triple impacto

Históricamente, las empresas asumían el reto del triple impacto a través de sus fundaciones, lo que generó importantes réditos según lo señala Isabela Echeverry, experta en ecosistemas de emprendimiento nacional: “En Colombia, el trabajo fundacional ha sido importante a nivel regional porque estas entidades trabajan con la base de la población, generan capacidades para el trabajo y facilitan el acceso al crédito”.

Sin embargo, el rol que tienen las empresas hoy en la generación de iniciativas de triple impacto es distinto porque estas ya hacen parte de su estrategia de negocio. Es decir que estas compañías reconocen que desde el mismo desarrollo de un producto o servicio pueden generar un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.

Isabela Echeverry habla sobre las posibilidades que tienen las grandes empresas de aportar al desarrollo social

 


Así se gestionan las iniciativas de triple impacto en las comunidades

Al interior de las empresas suelen surgir dudas con respecto a cómo abordar una comunidad para que comprenda la importancia del triple impacto y sea protagonista de estos proyectos. Al respecto, Sergio Rengifo aclara los puntos clave a tener en cuenta, a partir de los resultados de un proyecto que desarrolló Cecodes en los Montes de María con comunidades que generaban productos agroindustriales requeridos por diversas compañías:

  • En primer lugar, la empresa debe identificar las oportunidades que estas iniciativas representan en términos financieros, de imagen, reputación y minimización de riesgos. Así se convence a la alta gerencia.
  • Es vital recurrir a aliados locales que ayuden a conocer cuál es la percepción que tienen las comunidades de las empresas y saber cuáles son las necesidades de las familias, así como sus vocaciones productivas. Es importante que exista un actor neutral, como Cecodes, que acompañe el proceso.
  • Se requiere contar con la participación de aliados comerciales o empresas que necesiten los insumos o productos que generen las comunidades.
  • En la articulación de los actores de cada comunidad o territorio se debe tener presente a las familias, mujeres y niños, así como aprovechar su oferta institucional.
  • Se requiere diseñar el modelo de negocio que se implementará. En el caso de los negocios inclusivos, las comunidades saben que se les comprará lo que produzcan porque se tienen acuerdos comerciales previos y reciben transferencia de conocimiento para lograr el objetivo.
  • Es importante medir los impactos positivos o negativos que las iniciativas de una empresa tienen en sus grupos de interés. Se pueden establecer objetivos mensuales y anuales.
  • Se debe generar esperanza en la comunidad y mostrar coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Al tener un objetivo común, todos ponen de su parte para sacar adelante las iniciativas de triple impacto que, al final, fortalecen el tejido social.

 

Te recomendamos:
[Podcast] Contex: una empresa que le apuesta a la construcción de futuro

 


Beneficios de las iniciativas de triple impacto para las empresas

De acuerdo con Sergio Rengifo, lo que logran las empresas de triple impacto es ser competitivas y más resilientes frente a los retos que hoy enfrenta el país. Él sintetiza así las ventajas de implementar estos modelos:

Estas son las ventajas de implementar modelos de triple impacto en las organizaciones

Isabela Echeverry, por su parte, pone el acento en que hoy en día los inversionistas buscan cada vez más empresas de triple impacto, pues la época de la Industria 4.0 y la misma sociedad exige a las compañías que sean más conscientes.

“BlackRock, uno de los grandes fondos de inversión, publicó hace poco un informe en el que evidenció su intención de invertir en empresas de triple impacto porque son las que más aportan a la sociedad. Si un fondo como estos, que es referente, se empieza a mover en esa dirección, la señal está muy clara”, asegura Echeverry.

En ese sentido, las compañías no solo están llamadas a tener mejores prácticas sociales o ambientales, sino a profundizar en aspectos como la diversidad, el género, temas LGBTI y étnicos. “Es clave -añade Echeverry- tener empresas que resuelvan esos problemas sin empobrecer a ningún grupo, abusar de ningún espacio o explotar el medio ambiente. Estas son las empresas invertibles y las que mayor potencial tienen a futuro”.


Beneficios de las iniciativas de triple impacto para las comunidades

Las comunidades, por su parte, deben percibir las ventajas de convertirse en actores de las iniciativas de triple impacto de las empresas. Esto se puede medir en indicadores como el PyG (ganancias y pérdidas), donde las ganancias deben aumentar.

Según Cecodes, acciones incluidas en las iniciativas de triple impacto como las reparaciones locativas de las viviendas, el ofrecimiento de servicios médicos o los relacionados con seguridad alimentaria ayudan a empoderar a la comunidad.

La experiencia de esta entidad en los Montes de María, por ejemplo, demostró que las comunidades también pueden asegurar ingresos a largo plazo, pues en ese caso se sembraron maderables cuyos retornos se ven a 25 años, e ingresos a corto o mediano plazo.

Los efectos positivos del triple impacto en las comunidades se ven, así mismo, en las oportunidades que los más jóvenes ven en su propio territorio; y para el caso de zonas rurales evitaría que la única opción de desarrollo que encuentren sea emigrar hacia las ciudades.
 

Lee también:
Agro colombiano: un atractivo para la inversión extranjera

 


BIC y Sistema B: los sellos de las empresas sostenibles

En Colombia, las compañías cuentan con diversas alternativas que les permiten diseñar, seguir y medir su ruta hacia las iniciativas de triple impacto o la sostenibilidad. Dos de las principales son:

  • Sociedades BIC (Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo): son las empresas colombianas configuradas como sociedades de naturaleza comercial que, voluntariamente, se proponen combinar las ventajas de su actividad comercial y económica con acciones concretas que propenden por el bienestar de sus trabajadores, aportan a la equidad social del país y contribuyen a la protección del medio ambiente.

    Este aporte lo pueden realizar en cinco dimensiones: modelo de negocio, gobierno corporativo, prácticas laborales, prácticas ambientales o prácticas con la comunidad.
     
  • Empresa B: certificación otorgada por Sistema B, organización sin ánimo de lucro que promueve una nueva economía en la que los beneficios financieros incorporan bienestar social y ambiental.

    Se otorga a las compañías que no solo quieren ser más rentables, sino hacer un mayor aporte a la sociedad. Estas empresas miden su impacto social y ambiental y se comprometen a tomar decisiones considerando las consecuencias de sus acciones a largo plazo en la comunidad y el medioambiente.

 


Ejemplos de triple impacto: Colectivo Transformar para Seguir

En las últimas semanas, un grupo de emprendedores y empresarios del Valle del Cauca decidió dialogar con algunas personas que participaban en las manifestaciones. Gracias a esos diálogos evidenciaron que se han enfocado en hacer crecer sus negocios y ser rentables, pero que tienen la necesidad de conectarse con otras aristas de su quehacer empresarial.

Entre ellas, tener mejores prácticas de producción, potenciar sus redes de proveeduría e insumos, mejorar el manejo de sus desperdicios, fortalecer su compromiso con el medio ambiente y, sobre todo, atender ciertas necesidades de las comunidades porque, como empresarios, son los grandes solucionadores de problemas.

A partir de lo anterior, más de 40 empresarios conformaron el Colectivo Transformar para Seguir, que hoy tiene tres líneas de trabajo. Por un lado, buscan comunicar mejor los beneficios que las empresas le brindan al departamento y a Cali, pues no siempre la sociedad los conoce o es consciente de ellos.

Por otro lado, establecieron una mesa de empleabilidad que busca, a mediano plazo, dar mentorías a los jóvenes que quieren crear empresa.

Finalmente, con la iniciativa Valle Triple Impacto, esperan que 300 empresas de la región se certifiquen como Empresa B con el fin de equilibrar la balanza entre las aspiraciones financieras que tienen y el aporte que hacen a la comunidad y al medio ambiente.

“Ellos están experimentando un despertar. Están encontrando que son empresas rentables, con un potencial de crecimiento y de generación de empleo interesante, y al mismo tiempo, son conscientes de que no vale la pena echarles la culpa de la situación actual a los demás porque es mejor reflexionar sobre cómo pueden transformarse y reinventarse para seguir acompañando a la sociedad”, concluye Isabela Echeverry.

El triple impacto es la nueva visión sobre la cual se están definiendo y redefiniendo las empresas. Se trata de una reflexión profunda acerca de los propósitos de las organizaciones y lo que aporta su existencia a los diferentes públicos.

 

Te puede interesar:
La sostenibilidad empresarial: clave para la reactivación económica

 

 

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos

¿Aún tienes dudas?

Puntos de
atención

Visítanos

Chat en
línea

Escríbenos

Llámenos a
nuestra línea

018000 91 0090

Prefieres que te
llamemos

Cuando quieras

Contáctanos por
redes sociales

${loading}