Plantearse metas motivantes mientras se aprende a vivir en un entorno que exige responsabilidad social son claves para iniciar el 2021 con una actitud positiva. Aquí te damos más consejos para que vivas este año nuevo de la mejor manera en tu organización, ya seas líder o colaborador.

La información que te compartimos aquí es simplemente material informativo que ofrecemos a los negocios.
Esta publicación no tiene fines comerciales y no representa un cobro para quienes se nombran.
Las opiniones de terceros se atribuyen a las fuentes consultadas y no comprometen el pensamiento de Grupo Bancolombia.
Es responsabilidad de los lectores y negocios el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable y la verificación de su vigencia.

Contenido del artículo

- Fatiga de pandemia, el mal que aqueja a los colaboradores
- 2021: mirar el horizonte con esperanza
- 10 tips para empezar el 2021 con una actitud renovada
- Infografía: Consejo para los líderes



Fatiga de pandemia, el mal que aqueja a los colaboradores

Para el cierre del año es común que los colaboradores de las organizaciones experimenten cansancio y esperen casi con desesperación la hora de tomar sus vacaciones para desconectarse del trabajo. Sin embargo, el final de 2020 es un poco diferente: la pandemia ha sumado al cansancio nuevos ingredientes por cuenta de las cuarentenas, el distanciamiento social, las medidas de bioseguridad, el trabajo en casa, entre otros.

Foto de Luz Cano, médica, PHD en educación y pensamiento complejo con énfasis en cuidados paliativos y profesora de las universidades Juan N. Corpas, Rosario y Javeriana.

  1. “En la primera fase, cuando nos confinaron, nos pareció chévere madrugar menos o estar en pijama todo el día porque esto era lo que soñábamos antes, mientras estábamos en un trancón. Sin embargo, casi dos meses después, apareció el cansancio del confinamiento”, afirma.

    El estar en casa produjo cambios a nivel psicológico y comportamental asociado al miedo por el aumento de contagiados con covid-19. El cerebro, entonces, tuvo que recalcular y darse cuenta de que, si bien la casa era el lugar seguro, no necesariamente era el sitio donde se tenía calidad de vida.

    “Cuando nos quitaron la libertad y la autonomía -afirma- empezamos a comportarnos como animales en cautiverio. En esos momentos se producen cascadas de adrenalina en el cuerpo que generan efectos como pérdida del sueño, mientras que el cuerpo no puede realizar actividades que producen placer y compensan la situación como consumir la comida que nos gusta”.
     
  2. Luego, hacia mitad de año, se experimentó el síndrome de la cabaña. Este se refiere a que la gente tenía tanto acceso a la información sobre la pandemia, pero tan poco filtro sobre la misma, que solo le generó más ansiedad y miedo de salir, incluso para cumplir con tratamientos médicos.
     
  3. “Cuando ya empezamos a salir pasamos a la fatiga de pandemia, fase en la que estamos en este momento -asegura Cano-. Esta se caracteriza porque dejamos de reconocer y valorar nuestros factores de riesgo, generamos un falso sentido de la seguridad y queremos volarnos la regla del distanciamiento social sin tener en cuenta que caras vemos pero cerco epidemiológico no conocemos”.

 

“Lo que se experimenta hoy es un profundo agotamiento mental debido a todos los frentes que se tuvieron que atender, a los cambios en los hábitos de trabajo, estudio, manejo del hogar, tiempo libre y sueño. Hicimos un sobreesfuerzo adaptativo a lo que se sumó la amenaza de la enfermedad”, explica la psicóloga clínica Sylvia Afanador.

De acuerdo con ella, la pandemia también está mostrando que las personas sienten cansancio físico y un aislamiento de los otros que, al no poderse subsanar, incrementa la nostalgia con respecto al tiempo pasado y la incertidumbre sobre lo que puede pasar en el año que comienza.


Te recomendamos leer:
Aumentar la resiliencia: clave para avanzar a pesar de la adversidad


2021: mirar el horizonte con esperanza

“El objetivo es volver a aprender desde cómo trabajar unos días en la oficina y otros en casa hasta la importancia de lavarse las manos cada tres horas, ya que no solo ayuda a prevenir el coronavirus, sino otras enfermedades. Ya aprendimos a ser más eficientes en el trabajo, a cuidarnos. Hay circunstancias que no van a cambiar, pero podemos sacar la mejor versión de nosotros mismos”, afirma Luz Cano.

Igualmente, hay que aprovechar oportunidades valiosas que brinda la virtualidad, como crear redes de conocimiento o ampliar el alcance de nuestras acciones por medio de herramientas digitales que permiten llegar a más personas. En suma, optimizar los recursos cognitivos y emocionales con que se cuenta.


10 tips para empezar el 2021 con una actitud renovada

Luz Cano, adicionalmente, afirma que para 2021 se pueden retomar algunas de las buenas prácticas que dejó la pandemia en el 2020. Estas son:

  • 🚲 Continuar con la cultura de hacer ejercicio físico, que muchos incluyeron en sus agendas y que ayuda a disminuir los riesgos cardiovasculares.
  • 🍊 Seguir adelante con los hábitos de alimentación saludables y con la inclusión en la dieta de alimentos que fortalecen el sistema inmunológico.
  • 🕔 Establecer límites relacionados con el trabajo en la virtualidad, como los  horarios que permitan cumplir con las responsabilidades y, además, tener calidad de vida.

 

Adicionalmente, la experta recomienda:

  • 😷 Reconocer que la pandemia no ha terminado y que existen factores de riesgo con el fin de evitar los contagios. Las organizaciones ya van un paso adelante al crear los protocolos de seguridad para el regreso a oficinas cuando inicie la desescalada, pero es clave que se inste a los empleados a reconocer que una acción irracional puede ponerlos en peligro a ellos o a los demás.
  • ✍🏽 Reevaluar lo que significa que un empleado sea eficaz, pues está demostrado que lo que importa no es cuántas horas esté frente al computador, sino la calidad de lo que hace.
  • 🧐 Apoyarse en los expertos en Seguridad y Salud en el Trabajo o salud ocupacional para verificar que las condiciones de teletrabajo o trabajo en casa sean buenas.
  • 👟 Promover las pausas activas sigue siendo fundamental, así como el ejercicio, la recreación, la espiritualidad o la vida conyugal. La empresa debe reconocer esas dimensiones en sus empleados y velar por que ellos también lo hagan.
  • 📞 Abrir canales para acompañar a los colaboradores cuando se presente fatiga, enfermedad o duelo.

 

Sylvia Afanador, por su parte, hace énfasis en los espacios y en las rutinas. De acuerdo con ella:

  • 🖥️  “Las atmósferas físicas generan atmósferas mentales”. Por eso, sugiere adecuar espacios diferenciados en el hogar, según la actividad que se vaya a realizar en ellos, para que sean agradables. Por ejemplo, es clave que el lugar del escritorio se defina como un espacio de trabajo, la sala como un espacio de ocio y la cama como el sitio para dormir.
  • ♟️ Es clave establecer rutinas de entre semana y fin de semana. En ambos casos, se recomienda realizar actividades que ayuden a las personas a desconectarse de la pantalla como los juegos de mesa o las clases de cocina, por ejemplo.

 

Te puede interesar:
Estrategias de Silvia García para aumentar el éxito y la felicidad


Consejo para los líderes

Los líderes jugarán un rol fundamental en 2021. De acuerdo con Sylvia Afanador, deben tener en cuenta que:

5 consejos que deberían seguir los líderes durante 2021

“Hay que empezar a ponerle ilusión a la vida, condimentarla. Es el momento para aprender a cocinar, a tejer o a hablar un idioma, si no sabía hacerlo. Además, debemos abrirnos en el aspecto social, con la responsabilidad del caso, y ajustar una rutina que nos permita aprovechar nuestras relaciones interpersonales”, aconseja Sylvia Afanador.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos

¿Aún tienes dudas?

Puntos de
atención

Visítanos

Chat en
línea

Escríbenos

Llámenos a
nuestra línea

018000 91 0090

Prefieres que te
llamemos

Cuando quieras

Contáctanos por
redes sociales

${loading}