Logo Bancolombia

Evaluar los costos y definir los precios de los bienes o servicios de una empresa se torna retador cuando existen variables del ámbito nacional e internacional que no es posible controlar. Teniendo en cuenta esta realidad, aquí te damos claves para que le des a tu oferta un precio competitivo.

La información que te compartimos aquí es simplemente material informativo que ofrecemos a los negocios.
Esta publicación no tiene fines comerciales y no representa un cobro para quienes se nombran.
Las opiniones de terceros se atribuyen a las fuentes consultadas y no comprometen el pensamiento de Grupo Bancolombia.
Es responsabilidad de los lectores y negocios el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable y la verificación de su vigencia.


Esto es lo que encontrarás en el artículo

- Costos y precios: ¿qué incide en su aumento?
- Agro, el más expuesto a los altos costos
- La última palabra la tiene la demanda
- Consejos para gestionar los costos de producción


Costos y precios: ¿qué incide en su aumento?

Colombia cerró el año 2021 con una inflación de 5,62%, la cifra más alta registrada en los últimos cinco años, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Esto se debió, principalmente, al efecto de la pandemia en el sector de alimentos, que registró una variación de 17,23%.

Existen materias primas con mayor riesgo de fluctuación de precios que otras. Esto es resultado del superciclo de los bienes básicos (commodities) y la crisis logística mundial. Productos como el trigo están siendo afectados especialmente por el conflicto de Ucrania y Rusia ya que entre los dos países son responsables del 25,4% de la demanda global de ese cereal, según datos del Observatorio de Complejidad Económica (OEC).

Este fenómeno, que se observa mundialmente, ejerce una presión sobre la estructura de costos de las empresas, que están implementando estrategias con el fin de administrarlos mejor y no aumentar de forma directa el precio de sus productos y servicios, ya que esto tiene un efecto nocivo sobre la demanda de los consumidores.

Este no es un fenómeno exclusivo de Colombia. Disney World, el famoso parque de diversiones ubicado en Orlando, por ejemplo, dejó de ofrecer transporte gratuito desde el aeropuerto e incrementó el valor adicional que deben pagar quienes prefieren reservar para evitar la fila de acceso a sus atracciones más populares, de acuerdo con un reporte de The Wall Street Journal.

Sin embargo, la inflación no es el único criterio que se debe tener en cuenta, otros factores que inciden en el aumento de los costos en Colombia, son:

  • El índice de Precios al Productor, que en enero de 2022 registró una variación de 28,24% con respecto al mismo mes de 2021, siendo los sectores de minas, agricultura y manufactura los que más aportaron a ese porcentaje con variaciones de 64,22%, 42,58% y 16,68%, respectivamente.
  • El salario mínimo que incrementó en 2022 un 10,07%. “Este marca una pauta para toda la fuerza laboral, que espera que se haga un ajuste proporcional”, afirma Rodrigo Londoño, cofundador y gerente financiero de la empresa agroindustrial Sero Colombia.
  • Costos ocultos -más difíciles de calcular- como los asociados a la competitividad del país, que se ha visto afectada por acontecimientos como el paro nacional, según Londoño. “Estos han hecho más complejo operar dentro de Colombia y sus efectos se reflejan en los costos de las empresas”, afirma el empresario.

 

Te recomendamos leer:
Diferencias entre gastos y costos en una empresa y cómo equilibrarlos

 

Agro, el más expuesto a los altos costos

En sectores como el agro, especialmente, también se consideran variables como la cosecha y los inventarios. “Colombia produce el 90% del arroz que consume. El 10% restante lo importa desde Estados Unidos y Ecuador, que son los reguladores de precios tope. Los precios en el país se establecen según la producción en el campo”, explica José Manuel Suso, gerente de Arrocera La Esmeralda.

En 2020, la cuarentena disparó la demanda de arroz en el hogar y, por lo tanto, los precios y las siembras: la cosecha fue de 3,5 millones de toneladas, de las cuales 1,1 millones de toneladas quedaron en inventario. Esto representa cerca de 200.000 toneladas más que en otros años. A comienzos de 2021 hubo nuevas cuarentenas, pero la demanda se comportó de una forma diferente: se redujo en el hogar y en el sector de restaurantes, que no pudo operar al cien por ciento.

“Como los industriales ya teníamos comprada la cosecha del año anterior, empezamos a vender hacia la baja. A los agricultores se les debió pagar 850 pesos por kilo de arroz cuando el precio antes era de $1.200. Tuvimos que hacer un juego rápido de inventarios para salir de lo que teníamos. Nos convertimos en tomadores de precios porque estábamos sometidos al mercado y la inflación internacional. Desde entonces, el precio se ha recuperado”, dice Suso.

 

Sin embargo, el conflicto entre Rusia y Ucrania supone nuevos retos para que las compañías puedan administrar costos en un entorno de alta inflación, pues entre otros, disparó el precio del petróleo, que llegó hasta los US$130/barril a principios de marzo. Una realidad que no solo impacta el precio de commodities como la urea, sino que puede afectar las importaciones de esta por parte de Colombia, que la compra a Rusia y Ucrania, entre otros.

 

 

Te puede interesar también
Mujer rural: pilar del campo colombiano

 

 La última palabra la tiene la demanda

Pero ¿qué tan sensible es la demanda a esas variaciones que se reflejan en el precio final de los productos? Rodrigo Londoño aclara que eso depende del mercado que, en el caso de Sero Colombia, es premium. Es decir que en él se evidencia una tendencia a pagar un poco más si eso significa acceder a alimentos de mejor calidad, con mayor valor agregado y valor nutricional.

“En estos mercados tiende a haber menos elasticidad porque el consumidor es más consciente de qué está comiendo, de dónde viene cada producto, cómo está hecho y cuáles son sus impactos -recalca-. Cuando uno logra contar esa historia, la gente está dispuesta a pagar más”.

Por el contrario, en el caso de productos como el arroz, los empresarios tienen menos margen de maniobra al gestionar sus precios porque la demanda disminuye si el precio sube. “Se juega siempre con los mercados internacionales. Por eso, en el sector real, lo único que se puede hacer por el país es que el agricultor tenga el terreno y los fertilizantes adecuados porque eso incide positivamente en su competitividad” señala Suso de Arrocera La Esmeralda.

 

Te recomendamos leer también:
Estrategias para optimizar costos en su negocio o empresa

 

 

Consejos para gestionar los costos de producción

Ante esta realidad, existen estrategias que los empresarios pueden ejecutar para fijar precios en un entorno de alta inflación.

De acuerdo con José Manuel Suso, a nivel logístico se pueden generar eficiencias, por lo que es clave mover los volúmenes más grandes de carga que sea posible y establecer alianzas con los operadores. En su caso, se asoció con una compañía transportadora que lleva el arroz que se cosecha en los Llanos Orientales al suroccidente colombiano, donde está la sede de Arrocera La Esmeralda, que produce Arroz Blanquita. En el Valle las tractomulas se cargan con abonos, azúcar y gaseosas para que no se devuelvan desocupadas a la Orinoquía.

Otras empresas, frente a los altos precios de los insumos, negocian contratos de compra para asegurar un suministro continuo, y cuando es posible a precios fijos. Otro mecanismo implementado es el de usar instrumentos financieros derivados sobre commodities.

Rodrigo Londoño, de Sero Colombia, hace estas recomendaciones a los empresarios que buscan optimizar costos y ofrecer mejores precios:

 

Claves para administrar los costos de forma óptima

 

Una reflexión para finalizar:

Comillas

“El negocio que las empresas ganan por precio, el día de mañana lo pueden perder por precio. En cambio, cuando ofrecen un balance entre precio y calidad, una diferenciación por su impacto ambiental o social o una calidad certificada en estándares internacionales, el precio es importante, pero tienen cómo defenderlo a partir de la integralidad de su oferta.”

Rodrigo Londoño, Gerente financiero de Sero Colombia
 

 

Te puede interesar también:

>>El reacomodo de la cadena de suministro global beneficia la economía colombiana
>>Contabilidad de costos: ¿cómo implementarla en tu empresa?
>>Planear tus finanzas es la clave para sortear lo inesperado
 

 

 

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos

¿Aún tienes dudas?

Puntos de
atención

Visítanos

Chat en
línea

Escríbenos

Llámenos a
nuestra línea

018000 91 0090

Prefieres que te
llamemos

Cuando quieras

Contáctanos por
redes sociales

${loading}