Estos son los cuatro consejos indispensables para hacer un buen presupuesto

Resumen:

Estos son los cuatro consejos indispensables para hacer un buen presupuesto

  • Realizar un presupuesto es clave para organizar las finanzas personales y, a partir de allí, crear estrategias que permitan ahorrar, invertir y cumplir los sueños.
  • A la hora de construir un presupuesto algunas personas no saben por dónde empezar, en qué consiste o cuál es su objetivo.
  • Por eso, Bancolombia comparte recomendaciones simples para pensar financiera-mente en la mejor manera de gestionar los ingresos y gastos del día a día de los colombianos.

Un presupuesto tiene el objetivo de optimizar el uso del dinero, pues permite tener claridad del dinero que ingresa, si alcanza para cubrir los gastos, si queda algo para ahorrar o si es necesario buscar nuevas fuentes de ingresos y cambiar los hábitos de consumo.

Pero muchos aún no sabemos cómo construirlo y cuál es el propósito de registrar el día a día de lo que se gana y lo que se gasta. Por eso, Bancolombia se permite compartir esas claves de educación financiera que le pueden ayudar a cualquier persona a comenzar el camino de pensar financiera-mente.

Inicialmente, vale la pena decir que ningún momento es malo para iniciar un presupuesto, y no es necesario ser un experto financiero para tener uno. Lo importante es que cada persona conozca sus ingresos y gastos, para así tener una organización de su dinero.

Estos son los pasos

1. Recoger la información: a la hora de realizar un presupuesto es preciso iniciar identificando todos los ingresos y gastos que se tienen durante el año, y luego agrupar de acuerdo con su importancia y su periodicidad. Lo ideal es organizar la lista según las necesidades de cada persona, pero por lo menos debe contemplar:

  • Gastos fijos: son aquellos que se tienen cada mes, como el arriendo, la mensualidad de los colegios, los alimentos y el transporte.
  • Gastos variables: son aquellos sobre los que se puede decidir si se quieren tener o no. Por ejemplo, una salida a comer, eventos de ocio, vestuario o servicios de televisión pagada.
  • Gastos ocasionales: son aquellos que, si bien no ocurren mes a mes, tienen una periodicidad, como los seguros o los impuestos.
  • Gastos imprevistos: son aquellos que no se tienen en cuenta, pero que requieren de un fondo para que, de presentarse, no desequilibren las finanzas. Por ejemplo, el daño del carro o quedarse sin empleo. Idealmente, se debería tener el equivalente de 3 a 6 meses de sueldo en un fondo para cubrir estos gastos. No es un dinero que deba tenerse de golpe. Con ahorro, es posible ir llegando a esta meta.

2. Ponerle destino a los ingresos: determinar en el presupuesto el monto que se asignará a cada uno de los gastos. Es muy importante saber cómo se usarán los ingresos y poner límites. Esto ayudará a optimizar lo que se gana y a adquirir una mayor responsabilidad en el gasto.


3. Ayudarse de herramientas para hacer un seguimiento juicioso: un cuaderno o una pequeña libreta es suficiente, pero también hay muchas herramientas que se pueden utilizar para poder llevar un adecuado control del presupuesto, como una tabla de Excel o incluso apps y funcionalidades gratuitas que se pueden tener en el celular.


4. Controlar: después de haber realizado y organizado el presupuesto, lo más importante es realizar un control periódico y en corto plazo para saber que los objetivos trazados se van materializando, que estamos gastando en lo que se necesita y que el objetivo al final del año será el esperado. Con este control se hace fácil detectar si estamos gastando más de lo que ganamos o si vamos bien.

Una forma de realizar un seguimiento juicioso de los gastos puede ser Gestionar Mi Día a Día, el planeador financiero de Bancolombia que todo usuario puede encontrar en la App de esta entidad financiera, y que incentiva el hábito de tener la plata bajo control. Esto, con el objetivo de seguir promoviendo la educación financiera con herramientas que permitan tener una mayor consciencia de los ingresos y gastos personales y familiares.


Luego de estas recomendaciones, cabe anotar que es clave incluir el ahorro como parte del presupuesto. Aunque lo ideal es ahorrar al menos el 10% del dinero que ingresa (por ejemplo, 10% del salario), si no estamos en capacidad de hacerlo podemos empezar con lo mínimo, pero siempre ahorrar. A futuro, ese pequeño ahorro crecerá y servirá para explorar opciones de inversión que ayudarán a crecer el dinero.

Para conocer más acerca de las mejores prácticas a la hora de administrar las finanzas personales, Bancolombia invita a visitar www.bancolombia.com/educacion-financiera

Lee también: Bancolombia le ofrece las claves para analizar financiera-mente su capacidad de endeudamiento

Noticias destacadas

Subscríbete a
nuestro boletín

¿Quieres conocer nuestras últimas noticias? Con un solo clic puedes tener en tu correo los comunicados oficiales de Grupo Bancolombia.